Llegó la cosecha

Llegó la vendimia, este momento tan esperado que es un tiempo de alegría y celebración en nuestra tierra.

Ahora es cuando la óptima maduración de los frutos da lugar una de las tareas más importantes del año.

El peso, el grado de alcohol, la acidez o ph, la propia cata de la uva definirán cómo, escalonadamente, se van vendimiando las distintas variedades, empezando por las más tempranas.

Este año parece que tendremos una cosecha de menor producción, debido a las heladas de invierno, pero sin embargo esperamos una calidad excelente.

En los próximos días informaremos de los trabajos que se están realizando y específicamente en nuestra finca Los Azares. Esperamos que la climatología nos ayude para una mejor vendimia.

¡A su salud!

Ya son cientos los estudios realizados en todo el mundo para analizar científicamente las propiedades de algunas de las sustancias presentes en el vino. Y cabe destacar, especialmente, aquellas que proceden de los taninos, sustancias naturales presentes en los hollejos.

Y ya sabemos con absoluta seguridad que un consumo moderado nos puede ayudar a evitar enfermedades cardiovasculares y a tener unas arterias más limpias.

Incluso recientes estudios de investigadores de Harvad nos señalan las propiedades de este consumo moderado para la prevención del Alzheimer. El resveratrol procedente de la piel de la uva ayuda a retrasar el envejecimiento.

Pero hay que insistir en que de todos estos compuestos se obtienen beneficios solo en el caso de un consumo aproximado de dos copas al día, pues el alcohol en exceso puede causar daño.

Villarrobledo

Aunque en este blog tratamos habitualmente de todos los asuntos relacionados con el vino y la gastronomía, quizás sea hora de dedicar a nuestra ciudad la atención que merece.

Si hablábamos hace poco de una parada en La Mancha, en nuestro ir y venir de las vacaciones, Villarrobledo merece una visita por muchas razones y no solo porque aquí se encuentre nuestra bodega y fincas.

Fundada en el siglo XIII, se han descubierto restos y vestigios paleolíticos que nos hablan de un enclave muy importante en la vida y las comunicaciones de la región.

Se trata de un conjunto histórico artístico en el que se puede admirar, entre otros monumentos, el Ayuntamiento renacentista. También el carácter neoclásico del Círculo Mercantil o la Iglesia de San Blas, gótica, renacentista y barroca a la vez.

Villarrobledo puede ser un punto de partida para rutas turísticas de gran interés como las del vino o la de Don Quijote y por la cercanía de lo mucho que ofrece a los visitantes, tanto la provincia de Albacete como las provincias vecinas.

Los Parques Nacionales de las Lagunas de Ruidera o del río Mundo, las Sierras de Alcaraz o de Segura, son opciones para descubrir esta tierra y saborear nuestra gastronomía y nuestros vinos, cada vez más valorados por su creciente variedad y calidad.

Comemos en La Mancha

En estos días, en los que quizás se desplace por vacaciones, por los caminos que cruzan España de Este a Oeste o de Norte a Sur, probablemente hará unos kilómetros por La Mancha, quizás porque es su destino turístico o porque necesita una parada para refrescarse o almorzar.

Desde aquí le vamos a recomendar que la haga sin prisas y aproveche la ocasión para disfrutar de la rica gastronomía de nuestra Comunidad y de nuestros vinos.

En La Mancha gozan de justa fama las berenjenas, los pistos, los ajos, los guisos de cordero o los escabeches de caza.

También algunas de las recetas originales más típicas como los zarajos, duelos y quebrantos o atascaburras.

Y por supuesto, el reconocido queso manchego con denominación de origen, una de las joyas de la oferta gastronómica.

El queso manchego procede de una raza de oveja autóctona y es uno de los manjares más exquisitos que ofrecemos en esta tierra a nuestros visitantes.

Una buena copa de Estola armonizará perfectamente con cualquiera de estas propuestas y, si no bebe porque conduce, puede comprar queso, excelentes productos típicos de las empresas locales y nuestros vinos.

En la ruta hay muchos establecimientos y una variada oferta, bien para regalar o para disfrutar al llegar a su destino.

Las viñas en vacaciones

Lo de las vacaciones es un decir. Las viñas, como es natural, no sólo no se van de vacaciones sino que viven días de necesaria actividad. El verano es tiempo de algunas de las tareas fundamentales que ayudarán a conseguir el mejor vino.

Por un lado es tiempo de arrancar malas hierbas que puedan perjudicar a la planta o de los tratamientos que sean necesarios en el caso de enfermedades.

En esta época la uva va engordando y su color verde va cambiando hacia un rojo pálido en el caso de las tintas y hacia en amarillo en las variedades blancas.

En verano se realiza el despunte, que mantendrá todo el vigor de la planta y se eliminan racimos defectuosos para que los restantes maduren ganando en calidad.

El cuidado de la vid no sabe de vacaciones, pues cada estación del año sigue un calendario de cuidados del cultivo para conseguir la mejor vendimia que poco a poco se va aproximando.