Maridar y cocinar

Nueva imagen (38)Además de agradecer la participación de los amigos de la buena mesa en nuestra promoción “Si tu receta encaja puedes ganar una caja”,  nos gustaría recordar a algunos cocineros las bases de la misma, pues nos han llegado algunas magníficas recetas cocinadas con nuestros vinos y no es exactamente éste el requerimiento de la promoción, basada en la necesidad de maridar los platos con algunos de nuestros vinos.

Cocinar con Estola, por poner un ejemplo, es una buena idea para marinar carnes, macerar o reducir y conseguir salsas más sabrosas.

De acuerdo con las bases recomendamos que, además de la posibilidad de cocinar con nuestros vinos, se proponga el maridaje más adecuado.

Maridar o armonizar es relacionar más placenteramente los alimentos con el vino más adecuado para un mejor disfrute.

Antiguamente era lógico que la gastronomía de una zona se disfrutara con los vinos de la tierra, pero hoy los buenos sumillers y los buenos aficionados al vino y a la cocina nos enseñan el arte de combinar plato y vino para realzar el sabor de ambos.

Maridar es crear sensaciones a nuestro paladar a partir de dos protagonistas: la receta y el caldo.

Gracias, amigos

!cid_9D317877-882F-48F9-8E43-F9990D6869BDCon el inicio de la 3.ª edición de nuestro concurso “Si tu receta encaja, puedes ganar una caja” podemos comprobar el creciente interés de muchos “cocineros” por participar en este tipo de promociones.

En tan solo unas horas, 1.700 personas han visto nuestra publicación que cuenta con una pequeña campaña de publicidad en Facebook.

Como consecuencia de este interés ya son 200 nuevos amigos los que siguen nuestra actividad en la red y que se añaden a los más de 3.000 que ya lo hacían habitualmente.

A este seguimiento se añade la apertura de nuestra cuenta en Twitter, donde también crecen los amigos de nuestras marcas.

Queremos agradecer a todos su participación en el concurso y especialmente a aquellos que ya nos han enviado las primeras recetas: Carrillada de Ibérico de bellota, Capón con risotto de setas, Ternera con costar de queso azul…

Se nos hace la boca agua.

El color del vino

banner_inicioAntes del olfato y del gusto está la vista. El color de los vinos, ya se trate de blancos, tintos o rosados, es uno de los factores que nos ayudan a conocer su calidad y características.

Su capa, su claridad o intensidad, sus reflejos… son una información muy útil sobre el estado, edad, variedad, etc. del vino que vamos a probar.

Así pues, el color del vino no es simplemente un elemento estético sino una posibilidad de observar en la fase visual aquellos matices, dentro de la amplia gama de colores, que señalan los secretos de la elaboración, y crianza si la hubiera.

Toda cata debe comenzar por esta fase en la que la vista puede anticiparnos algunas de las propiedades del vino a través de la capa, limpieza, brillantez, intensidad y claridad del color.